Blog de Rivendel

junio 2, 2007

La campaña de los mass media contra Venezuela

Filed under: medios de comunicación — grahamgreene @ 8:36 am
Tags:

La escandalosa manipulación mediatica que se esta orquestando en el estado español y por ende prácticamente en todo el mundo contra el gobierno de Venezuela con la acusación de haber ordenado el cierre de una televisión(y por tanto de estar cuartando la libertad de expresión) es una mas de entre las tantas campañas de desprestigio que se llevan a cabo contra este país. Seguramente lo que preocupa a los poderes mediaticos y a los gobernantes mundiales es que la alternativa bolivariana consiga cambiar la sociedad y aglutinar en su seno a otros países sudamericanos, países que se animen por fin a ser independientes económicamente de los testaferros europeos que siempre se han quedado con sus riquezas. Por ello la preocupación es palpable entre los empresarios y los mass media, que ven amenazados sus escandalosos beneficios en esa zona. La verdad es que si yo tendría cientos de negocios por allí comenzaría a preocuparme, ya que el frente que se esta formando entre Venezuela, Bolivia y Ecuador para liberarse del yugo es bastante alentador.
Curioso que en el estado Español se hagan campañas por la libertad de expresión, un país donde solo existen dos tipos de información, la de extrema derecha, y la progre que ataca violenta y sistemáticamente cualquier alternativa de izquierda que surja en el mundo.
También cabe recordar el cierre de medios de comunicación, y la alegalidad en la que los medios alternativos tienen que convivir(radios libres, televisiones…), habitualmente cerrados porque una cadena comercial ocupa su espacio frecuencial. Sin embargo, en Venezuela las radios y televisiones libres son legales y tienen los mismos derechos que las empresariales. Aquí os dejo un articulo que explica lo que a sucedido con la cadena de televisión venezolana:

Venezuela: el mundo al “reves”

Luismi Uharte

Rebelión

Es indudable que a lo largo de estos últimos días, los grandes medios de comunicación que cuasi monopolizan la información mundial, están sistemáticamente trasladando a millones de personas en todo el planeta la siguiente matriz de opinión: el gobierno venezolano ha atentado gravemente contra la “libertad de expresión”, por haber ordenado el “cierre” del canal RCTV (Radio Caracas Televisión), y esto ha traído como consecuencia la “masiva protesta” de la “sociedad civil” en todo el país. Lo fundamental aquí es apuntar que en esta breve frase se combinan tres falsedades que conforman una mentira integral, ya que ni se ha atentado contra la libertad de expresión, ni se ha cerrado ningún canal, ni la protesta ha sido tan masiva como algunos quisieran, y mucho menos detrás de las movilizaciones de apoyo al canal está la mayoría de la población. Pero vayamos punto por punto, para ir desmontando la falacia.

 

En primer lugar, se debe afirmar con rotundidad que en Venezuela no se ha “cerrado”, en el sentido estricto del término, ningún canal de televisión, aunque justificaciones jurídicas de peso había desde hace más de cinco años. Lo que ha ocurrido ha sido el fin de la concesión de la emisión en el espectro radioeléctrico, que es radicalmente diferente. Hay que recordar que el espectro radioeléctrico, en todos los países del mundo, es un bien público gestionado por el Estado, y le corresponde al gobierno de la nación otorgar su uso a radios y televisiones, de la misma manera que es su competencia renovar dicho uso o no hacerlo. En diferentes países, regularmente, no se renueva la concesión a radios y televisiones y esto no se convierte en noticia internacional, y mucho menos en denuncia. Pero si esto mismo, ocurre en Venezuela, entonces se monta una campaña internacional de repudio. No por casualidad, por supuesto. El caso específico del canal RCTV, algunos, de forma malintencionada, lo remontan a finales del año pasado, cuando el presidente Hugo Chávez anunció con seis meses de anticipación, la no renovación de la concesión a dicha televisora, la cual se vencía este 27 de mayo. El inicio de la historia se sitúa en abril de 2002, cuando RCTV se erige como uno de los actores principales en el golpe de Estado contra un gobierno democráticamente electo. En aquel momento, y sorpresivamente, el canal no fue ni intervenido ni juzgado, cuando es evidente que si esto mismo, es decir, conspirar y diseñar un golpe de estado, hubiese ocurrido en cualquier país del capitalismo central (Francia, Inglaterra, Alemania, EE.UU…), al día siguiente hubiese sido cerrado definitivamente y nadie habría osado elevar la voz. Aquí, en Venezuela, como estamos en el mundo al “revés”, la democracia ha tenido que esperar pacientemente a que se venciera una concesión legal, para que el gobierno, lógicamente, decidiera conceder la licencia a un nuevo canal público recién creado, TVES (Televisión Venezolana Social).

 

En segundo lugar, la medida adoptada no supone un atentado contra la libertad de expresión, sino más bien todo lo contrario. Diversas investigaciones han demostrado que en las dos últimas décadas la concentración empresarial no se ha efectuado solo en el ámbito productivo y financiero, sino también en el comunicativo. Cada vez menos empresas controlan el grueso de la información mundial, constituyéndose en un oligopolio mediático privado, que atenta sistemáticamente contra la diversidad informativa y por tanto contra el derecho a la información veraz que tenemos miles de millones de personas no propietarias de medios. En la época del capitalismo neoliberal, los grandes medios privados de comunicación se han convertido en cuasi monopolios, debido a que el poder monetario determina la capacidad real de disponer o no de una gran televisión que llega a millones de personas. Mientras tanto, los pobres se tienen que conformar, en el mejor de los casos, con el acceso a una radio comunitaria que quizás impacte en unos pocos miles. Este es el concepto de libertad de expresión tan sui generis que defienden la ideología liberal y por supuesto las clases dominantes. Y la verdad es que mientras el dinero sea el que determine quien puede o no influir mediaticamente en millones de personas, la libertad de expresión es una farsa. RCTV es un ejemplo de esta realidad, ya que nos encontramos ante un medio de comunicación con más de 50 años de existencia, propiedad de las elites, y al servicio de los intereses de las clases dominantes del país. En definitiva, volvemos a estar en el mundo al “revés”, ya que sí habitualmente en la mayoría de los países del mundo se cierran periódicos y radios de origen y financiación popular, y por tanto se atenta constantemente contra la libertad de expresión, aquí en Venezuela, se apoya desde el gobierno a los medios alternativos y comunitarios y se castiga a los que en otras latitudes son intocables.

 

En tercer lugar, aquí no se está viviendo una movilización popular a favor de la libertad de expresión. Lo que estamos presenciando es un apoyo activo de una fracción de los estratos (“clase”) medios a un canal privado de televisión, y por tanto, una defensa del privilegio de la comunicación de masas que históricamente tuvieron las clases dominantes. Esos grupos de universitarios, la mayoría provenientes de las capas medias de la sociedad, que se están manifestando a favor de RCTV, están desempeñando desde este lunes 28 el papel de carne de cañón de la burguesía contra un gobierno popular. Recordemos que a lo largo de la historia esta dinámica se ha repetido, es decir, la instrumentalización por parte de las elites de fracciones de los estratos medios como fuerzas de choque al servicio de objetivos autoritarios e incluso fascistas, como se dio en el caso chileno contra el gobierno popular de Salvador Allende. El encontronazo que sufrimos este domingo con dos jóvenes en el metro de Caracas, sirve para ilustrar el esquema de valores cargado de racismo y clasismo que identifica a importantes grupos de la “clase” media. A la invitación de un señor de avanzada edad a sumarse a la movilización a favor de la nueva televisión TVES y contra RCTV, las dos jóvenes respondieron de la siguiente manera: no nos mezclamos con inmundicia”. Esta manifestación de absoluto desprecio por los sectores más pobres y humildes de esta sociedad, nos muestra en toda su crudeza al prototipo de ciudadano racista y clasista que en términos éticos está por debajo de toda condición humana, y que si algo defiende, no es la libertad de expresión, sino más bien el privilegio de unos pocos, y la exclusión y la explotación de los que ahora, con el gobierno de Chávez, han recobrado la ilusión y la esperanza por un mundo mejor. Detrás de todo este circo mediático del falso “cierre” de un canal, se vuelven a confrontar en la calle dos proyectos de convivencia antagónicos, el de la democracia, es decir, el popular, y el de la plutocracia, es decir, el de los propietarios del gran capital.

 

Y la verdad es que en Venezuela, estamos viviendo el mundo al “revés”, porque si en el resto del planeta cierran medios de comunicación populares, como por ejemplo lo han hecho en estos últimos años en el País Vasco contra periódicos y radios, aquí resulta que sacan del aire a la televisión de los oligarcas; y si en el resto del mundo la policía es la que reprime y golpea y los manifestantes los que suman heridos y detenidos, aquí los heridos y golpeados en la última manifestación a favor del canal privado RCTV es la Policía Metropolitana. Pero el asunto es que parece que el pueblo ya empezó a hartarse del mundo al “derecho”, y decidió empezar a darle la vuelta, y ponerlo al revés, o mejor dicho, ponerlo al “izquierdo”, porque ¡carajo!, ya estamos hartos de verlo siempre al “derecho”. Por eso, a la manifestación a favor de los medios de comunicación de la burguesía, es decir, a esos que salieron a la calle para reclamar el mundo al “derecho”, se le opuso este martes 29 la de los estudiantes que sueñan con un mundo al “izquierdo”. Estos días van a estar cargados de tensión, y a los golpes de cacerolas que se escuchan en las urbanizaciones de la “clase” media, ya les están llegando advertencias para que no pretendan repetir los intentos golpistas de abril de 2002, porque si continúan con la dinámica, tarde o temprano las gentes humildes de los barrios les van a responder, y si el cerro baja… si el cerro baja, sin duda que se van a arrepentir.

11 comentarios »

  1. Manipulación por parte de las multinacionales de la información
    Desde Caracas y sobre RCTV: un visión alternativa
    J.David Carracedo
    Diagonal
    El pasado 28 de diciembre el presidente de Venezuela, Hugo Chávez Frías, anunció que el gobierno había decidido no renovar la concesión de utilización de varios canales en abierto del espacio radioeléctrico a la empresa RCTV (sin que esto afecte a su posible emisión por cable o satélite). El anuncio incluía una serie de valoraciones políticas: “No habrá nueva concesión para ese canal golpista de televisión”. Ante esto, Marcel Granier , presidente de grupo 1BC, que controla decenas de canales de radio y televisión en todo el país y es el propietario de RCTV, denunció una violación de los derechos del canal. “Esta posición es ilegal, viola los derechos y atenta contra la libertad de expresión y contra los derechos humanos”. Sin embargo, la ley del estado venezolano, como la del resto de países, estipula que el espectro radioeléctrico pertenece y es administrado por el Estado que dispone del derecho de concesión de licencias, mientras que las infraestructuras, el material y las sedes de los canales pueden ser de propiedad privada.
    En cifras en Venezuela el 78% de la televisión por sistema VHF es explotada por empresas privadas, situación que se repite con 82% de la televisión por UHF, 77% de la radiodifusión en amplitud modulada (AM) y 68% de la radiodifusión en frecuencia modulada (FM).
    La casi totalidad de los canales privados esta en manos de la oposición. Una oposición que desde 1999 han negado la validez de los 8 procesos electorales acaecidos. Ante los informes positivos de los organismos internacionales de observación electoral, una parte de esa oposición reconoció la victoria de Chávez en las pasadas elecciones del 3 de diciembre, aunque anunció una dura oposición.
    Durante estos años la labor de oposición política ha recogido muchas de las prácticas consideradas normales en las democracias de todo el mundo. Sin embargo, en Venezuela la diferencia radica en que entre los contenidos de estos medios de comunicación, también abundan los llamamientos al sabotaje al gobierno, a desobedecer las leyes, a la utilización de la violencia como herramienta política e incluso llamamientos explícitos (no insinuaciones) al asesinato del Jefe del Estado. Este tipo de prácticas están sancionadas por los consejos de regulación del espectro radioeléctrico de todos los países y ha llevado a la anulación de decenas de licencias y multas en Norteamérica, Europa y Latino América (como recoge el documento anexo). La legislación venezolana, también indica un conjunto de infracciones graves como causa de anulación de una emisora. Sin embargo desde la llegada de Chávez al poder ninguna televisión o radio ha sido clausurada.
    En realidad el dato es incorrecto: en los últimos años hubo dos medios de comunicación cerrados en Venezuela: la emisora estatal, el canal 8, durante el golpe de estado perpetrado por la oposición, el 11 de abril del 2002 y que fracasó por la magnitud de la movilización popular que invadió Caracas reclamando la liberación de Chávez. El otro cerrado fue el canal comunitario Catia TV, del barrio popular de Catia una de las barriadas más extensas de Caracas, cerrado en Julio del 2003 tras su toma por la policía metropolitana bajo las ordenes del entonces alcalde opositor a Chávez, Alfredo Peña. A pesar de que en ninguno de estos dos cierres se presentó argumento legal alguno, nunca hubo ninguna condena por parte de los medios privados venezolanos (más bien se aplaudió la medida) ni mucho menos por parte de los organismos internacionales o multinacionales de la comunicación que tan preocupados están ahora por los peligros para a libertad de expresión en Venezuela.
    El canal RCTV tiene históricamente un amplio record de infracciones y mucho antes del gobierno de Chávez afrontó varios cierres temporales y multas por incumplimiento de las regulaciones venezolanas. Antes de que se le agotara la concesión tenía abiertos más de 2000 expedientes por incumplimiento de la ley de responsabilidad social (que entre otros regula el horario infantil, los contenidos de violencia y la extensión temporal de la publicidad entre programas).
    De todos es conocida su participación, al menos en el aspecto mediático, en el Golpe de Estado del 2002 llamando a participar en las manifestaciones y derrocar al gobierno. A pesar de lo cual nunca recibió sanción alguna ni directivo o periodista fue procesado. Este fue un gesto del gobierno muy criticado por parte de la población, que hay que enmarcar en su política de hacer borrón y cuenta nueva tras el golpe de estado, llamando a todos los venezolanos a convivir en el respeto a la constitución votada masivamente en 1999. Sin embargo, RCTV habiendo decidido apostar por una fiera oposición al gobierno del presidente Chávez, profundizo en una forma de hacer televisión amarillista, efectista y con frecuentes ejercicios de demagogia informativa, expulsando de la cadena a las voces discrepantes con esa práctica televisiva (entre ellos al actual presidente de Telesur). A pesar de los reclamos populares, nada le paso a RCTV mientras estuvo vigente su licencia. Ahora bien, terminado el plazo de concesión, nadie debería asombrarse de que el gobierno haya optado por no renovar la licencia de emisión en abierto a una cadena con semejante forma y usos de hacer televisión, y apueste por sustituirla por una televisión de servicio público.
    Sin embargo, asistimos en estos días a un endurecimiento de los ataques contra el gobierno venezolano argumentando que Venezuela es un país donde no hay libertad de prensa ni de expresión. No se suele tener en cuenta el reparto, antes mencionado, de las licencias de TVs y Radios, o de la Prensa (de cuatro diarios de tirada nacional, tres son abiertamente antigubernamentales mientras que el cuarto ejerce un apoyo no exento de fuertes críticas y denuncias). Esta afirmación de falta de libertad de expresión parece que se basa en la decisión de no renovación de la licencia de emisión en abierto al canal Radio Caracas Televisión (RCTV) e ignora que Venezuela es uno de los pocos países donde, desde la llegada al poder de Chávez, no se han impuesto sanciones graves contra ninguna televisión o radio y menos aún se ha anulado la licencia a ningún medio.
    Es relevante para analizar el caso, que la actual coyuntura es percibida por amplios sectores sociales con claros paralelismos a la situación que precedió al fallido golpe de estado del 11 de Abril del 2002 o al posterior paro petrolero que hundió la economía Venezolana durante el segundo semestre del 2002.
    Para ejemplificar este calentamiento consultar el video que pueden encontrar en youtube


    Son muchos los análisis que apuntan a una nueva estrategia golpista, de cuya agenda formarían parte algunos clásicos de la desestabilización: la creciente situación de violencia callejera, con frecuentes y misteriosos tiroteos nocturnos en los barrios y en el centro, las bombas no revindicadas de las pasadas semanas (embajada de Bolivia, el metro de Chacaito, ect…), el boicot en el abastecimiento de alimentos a las grandes ciudades desde hace ya dos meses y el clima informativo creado por las multinacionales de la información claramente posicionadas contra el gobierno y del cual quiero exponer cuatro claros ejemplos:
    -Internacionalmente no se ha informado adecuadamente sobre el contexto de la primera carga policial (el domingo 27 de mayo en la noche). Como ha quedado grabado por las cámaras, el cordón policial fue tiroteado con balas desde dos vehículos situados en la autopista que se encontraba a espaldas de los manifestantes y enfrente de la policía. Un policía fue alcanzado de pleno salvando la vida por el chaleco antibalas. Estas imágenes apenas han sido difundidas.
    -No se han difundido a nivel internacional las imágenes de algunos de los manifestantes “pacíficos” de la oposición identificados con nombre y apellidos, y filmados anteriormente disparando en las manifestaciones que acaecieron durante el paro petrolero del 2002 hasta el 2003.
    -Tampoco han tenido repercusión internacional las declaraciones de Leopoldo Lopez, alcalde del municipio de Chacao (una de los cinco municipios que forman la alcaldía mayor de Caracas) significativa al tiempo que visible cabeza de la oposición: “hago un llamado a los jóvenes universitarios a que se organicen, a que se organicen entre las universidades, a que articulen mecanismos no pacíficos para poder expresar su frustración”. Dijo que había sido un lapsus, que cometió un error. En la rueda de prensa convocada para hacer pública su rectificación volvió a tener un lapsus diciendo “en todas las declaraciones que yo he dado, siempre he llamado a la protesta no pacifica”.
    -Intencionadamente no se ha dado suficiente cobertura a “los errores” de las multinacionales de la comunicación: De CNN destacar dos (aunque luego se ha disculpado): La emisión de una crónica en directo desde Caracas acompañadas de unas imágenes de una carga policial pertenecientes a una manifestación en México. El segundo “error” de la CNN consistió en dar una noticia de Venezuela con la pantalla partida en dos donde la mitad de la pantalla la ocupaba Chávez y la otra, un líder de Al-Qaeda. Reuters ha tijereteado las declaraciones de la presidenta de Chile Bachelet. La televisión pública del Estado Español RTVE, intercala en su crónica unas imágenes de policías armados de Brasil en un autobús situándolo en Caracas.
    http://www.kaosenlared.net/noticia.php?id_noticia=36249
    La FoxNews ya habla de que el gobierno de Chávez está a punto de caer por las protestas, cuando las manifestaciones de universitarios (mayoritariamente blancos) y circunscritas territorialmente a las zonas opositoras, no han superado las 10.000 personas (he estado en todas las de esta semana).
    En la noche del martes fueron asesinados dos miembros de la Coordinadora Simón Bolivar (CSB). Ambos dirigentes habían participado en la manifestación que se realizó la semana pasada a FEDECAMARAS (gremio empresarial venezolano) y al Canal Privado Globovisión, acusando a estas instancias de ser parte del plan desestabilizador que se está llevando a cabo en contra el pueblo de Venezuela. Los líderes de la CSB denuncian la difusión hecha por el canal de la protesta contra Globovisión, las cámaras los habían mostrado en reiteradas oportunidades, insistiendo en mostrar sus imágenes.
    Tras ocho años, una cosa ha quedado clara tanto, para esa oposición que añora el anterior poderío económico, como para el gobierno de EEUU: Las posibilidades de derrotar electoralmente a Chávez son remotas.
    Volviendo al tema que supuestamente nos ocupa, la información sobre el caso de RCTV tiende a situar la no renovación de la licencia de emisión en señal abierta a RCTV como un caso único.
    La presente investigación que adjuntamos a continuación se encuentra todavía en proceso y fue realizada en por un equipo de personas que han recogido 236 casos de revocaciones (anulación de las licencias), no renovación, suspensiones temporales, clausuras o multas graves en varios de países. Significativamente algunos de ellos con gobiernos que claman contra la violación de los derechos de libertad de expresión en Venezuela por el caso de RCTV. Si alguien quisiera aportar nuevos datos o corregir la información de la investigación se agradece de antemano y se ruega escriba sus opiniones a
    libertaddecomunicacion@yahoo.com
    Tan solo se refieren (marcados en amarillo) los casos que han podido ser comprobados mediante la publicación en boletines oficiales del estado o, en apenas algunos casos, a través de la enciclopedia de Internet, Wikipedia. Considero que los casos recogidos por este método no tienen margen de duda, pero si hubiera algún error, asumo personalmente la responsabilidad. Quedan cientos de casos de los que tan solo tenemos constancia a través de la prensa y que como no hemos podido validar no aparecen en el informe.
    Como última consideración cabe señalar que Venezuela es de los pocos países con una política clara de democratización de las ondas, conforme a la cual, las emisoras comunitarias o libres son apoyadas tanto en lo material como con formación. Todo lo contrario de lo que ocurre en el resto “del mundo libre” donde, lejos de recibir apoyos, las clausuras y multas por emisión pirata son el pan nuestro de cada día de las emisoras comunitarias y radios libres.
    Para acceder al informe entrar en la página de rebelión del Centro de Estudios Políticos y Sociales (CEPS)
    http://www.ceps.es/actividades/investigacion/venezuela/Informe_sobre_revocacion_RCTV.pdf
    J. David Carracedo es miembro del colectivo editorial del periódico quincenal de actualidad crítica Diagonal y miembro de la Fundación C.E.P.S.

    Es usted un guerrillero latinoamericano convertido al neoliberalismo?En el diario El País hay un sitio para usted
    http://www.pascualserrano.net/noticias/bfes-usted-un-guerrillero-latinoamericano-convertido-al-neoliberalismo-en-el-diario-el-pais-hay-un-sitio-para-usted
    RESPUESTA A ROBERTO:
    Todos los opositores a la revolucion que habeis participado en este blog teneis algo en comun, vuestro desprecio hacia las clases populares, a las que siempre habeis tenido sometidas y calladas. Lo que realmente os jode(y no podeis soportar) es que por fin se hayan despertado y se hayan levantado. Por eso hay tanto nerviosismo entre los medios de incomunicacion y los empresarios. Cuando este tipo de reacciones y nerviosismos se dan entre las clases pudientes siempre es buena señal, significa que algo esta cambiado a mejor para los trabajadores. Y yo contentisimo. Ojala que sigais mandando estos mensajes durante milenios. El pueblo ya nunca jamas volvera a ser un exclavo silencioso, y lo sabeis, porque aunque consigais callar durante un tiempo a algunos mediante un golpe de estado(que es de lo que siempre habeis echado mano cuando lo habeis necesitado), somos muchos en todo el mundo los que hemos aprendido de esta revolucion,y hemos tomado nota de los muchos aspectos positivos de ella, y ese camino no lo podreis borrar.Jamas podreis callarnos a todos.
    Otro articulo sobre venezuela del diaro la jornada:http://www.rebelion.org/noticia.php?id=51855

    Comentario por grahamgreene — junio 2, 2007 @ 7:33 pm | Responder

  2. CREEN UDS. QUE AUN USAMOS TAPARRABOS?
    HUGO NO CERRO RCTV PERO AMENAZA CON CERRAR GLOBOVISION…POBRECITO…CLARO QUE CERRO RCTV POR QUE NO AGUANTA QUE LO CRITIQUEN, AH PERO EL SI TIENE SU PROGRAMA PARA CRITICAR A TODO EL MUNDO Y SUS GOBERNANTES…ES EL DUENO DE LA VERDAD..POBRE HOMBRE…SIMON BOLIVAR LIBERTO NO OPRIMIO.
    NO TE LLENES LA BOCA CON BOLIVAR PUES TE QUEDA MUY GRANDE Y NO TIENES ESTATURA NI VERGUENZA…SOLO EL PUEBLO IGNORANTE TE HACE CASO.

    Comentario por ROBERTO — junio 5, 2007 @ 9:41 pm | Responder

  3. Crónica parcial de un debate en TVE

    Pascual Serrano
    Rebelión

    El pasado 13 de junio participé en un debate en TVE 2 en el programa Enfoque, presentado por Elena Sánchez. Estaban también el diputado y secretario de Relaciones Internacionales del Partido Popular, Jorge Moragas, cuyo principal mérito es no haber podido entrar en Cuba con un visado de turista para hacer política; el escritor y columnista de Libertad Digital, Horacio Vázquez Rial, y la secretaria de Estado para Iberoamérica, Trinidad Jiménez. Entre el público pudieron hacer uso de la palabra representantes de las comunidades ecuatorianas, bolivianas y venezolanas en España.

    El tema era “¿Hacia donde va Latinoamérica?” y se centraba en el avance de la izquierda en países como Venezuela, Bolivia y Ecuador, si bien se introducía –como no- con la noticia de la no renovación de la licencia al canal de televisión RCTV en Venezuela. Cualquiera pensaría que es la primera vez que no se renueva una licencia a pesar de que sucede un hecho similar todos los meses en Europa y América. Comenzó Trinidad Jiménez reconociendo que se trataba de una decisión administrativa legal si bien afirmó que se sentía preocupada por la medida ya que, según ella, desaparecía una emisora y eso disminuía la pluralidad. Ninguna de esas afirmaciones es correcta, no tiene por qué desaparecer RCTV ya que puede seguir emitiendo por cable y satélite y en abierto habrá una nueva televisión, TVes, que será pública, tal y como la española en la que estábamos debatiendo. Recordé también la participación de ese canal en el golpe de Estado de abril de 2002, apoyado por el gobierno español de José María Aznar. Por otro lado, no corresponde al gobierno de España pronunciarse en términos de preocupación sobre una decisión legal y soberana de otro país, como ningún gobierno se pronunció cuando en España se conceden las licencias de televisión, se decide renovar o no renovar. Jiménez precisó que no es lo mismo el gobierno de Bachelet o Kirchner que el de Morales o Chávez. Efectivamente no lo son, el gobierno argentino mantiene el reparto de licencias de televisión que se estableció en la dictadura y el de Venezuela es el propuesto por un gobierno democrático. Parece que a mis contertulios el primero no les crea ningún problema y el segundo les molesta.

    Jorge Moragas insistía en la habitual tesis de la derecha de que Venezuela se está convirtiendo en una dictadura que arrastra a toda la región mediante su influencia en Bolivia y Ecuador porque Chávez está inspirado en Fidel Castro y controlando todos los poderes, en especial el poder judicial y el electoral. No es verdad porque el poder judicial tiene la misma independencia o más que en España, mediante un sistema de funcionarios de carrera que ingresan por concurso-oposición. En cuanto al denominado Poder Electoral, lo elige la Asamblea Nacional por mayoría de dos tercios. En la misma línea se pronunciaba la ciudadana venezolana que participó del público, quien se preguntaba qué podían hacer ante la deriva totalitaria de su país. Es evidente que la principal diferencia entre la derecha y la izquierda es que cuando la primera no gana las elecciones tiene como único objetivo y discurso decir que se está sufriendo una dictadura, es decir, democracia sólo es cuando gobiernan ellos. Es la desesperación que viven al no poder recurrir a los tradicionales golpes de Estado norteamericanos de décadas pasadas que lograban mantenerlos siempre en el poder, por las buenas o por las malas.

    El escrito Horacio Vázquez se hizo la pregunta de qué sucedería en España si Rodríguez Zapatero expresase su intención de cambiar la Constitución para poder ser presidente vitalicio como pretende Chávez. Me permití recordarle que la intención del presidente venezolano es no limitar el número de mandatos presidenciales para que él, o cualquier otro ciudadano, se pudiera presentar cuántas veces quisiera como candidato a presidente, es decir, tal y como sucede en España y en el resto de Europa. Rodríguez Zapatero no debe hacer esa reforma porque ya está así establecido en nuestra Constitución.

    Tras una divagación sobre qué calificativo usar para denominar a esos gobiernos a los que no quieren llamar “de izquierda”, me permití sugerir que, al menos, observáramos cómo les iba a los ciudadanos. Por ejemplo con los programas de alfabetización que han permitido erradicar el analfabetismo en Venezuela con un proyecto educativo cubano y próximamente en Bolivia y Nicaragua, y llevar médicos a rincones de esos países donde los pobres nunca tuvieron acceso a la sanidad. Todo ello con recursos procedentes del aumento de los impuestos a las multinacionales que extraen los recursos naturales de esos países, petróleo en Venezuela y gas en Bolivia. Evidentemente, según del lado en que uno se sitúe, con los ciudadanos pobres o con las multinacionales, tendrá un concepto u otro de esos gobiernos.

    El programa se emitirá el domingo 17 de junio por la noche en TVE2, pasadas las doce de la noche. Poco después el Canal internacional de Televisión Española para Europa lo emitirá a la una de la mañana del lunes. En el Canal 24 horas se podrá ver el sábado a las nueve de la mañana y el domingo a las ocho y media de la tarde.
    Web del programa en TVE2

    http://www.pascualserrano.net

    Comentario por C.Grant — junio 16, 2007 @ 7:51 am | Responder

  4. Casi me da un ataque de risa. Ahora ya defendiendo a hugo chavez, bien Misterrrr grahamgreen dangeeeeerrrrrr
    (x cierto puedes escribir España, en vez de Estado Español, que nadie te va a comer, y asi ahorramos bits de letras

    Comentario por philip j. Fray — junio 20, 2007 @ 8:41 pm | Responder

  5. Si, yo siempre he defendido los procesos revolucionarios que buscan mejorar la vida de las personas mas humildes y a la vez buscan la participacion de la sociedad en las decisiones. Veo que tus argumentos para reirte de mi son muy poderosos, creo que me has convencido y todo.

    Comentario por C.Grant — junio 21, 2007 @ 1:16 pm | Responder

  6. http://lagataqueladra.blogspot.com/2007/05/arriba-venezuela.html

    He encontrado un post interesante, lo copia a continuación para mayor comodidad pero recomiendo visitar el enlace superior, orígen del texto.

    ==========================================
    RCTV: Desaparece la señal de un canal de televisión con 53 años de historia en este país.

    Creo, en primer lugar, que esto se pudo haber evitado. La medida, me parece extrema, si. Pero también estoy conciente de la potestad que tiene el Estado para tomarla. No estoy de acuerdo en la forma como se hizo. Pero, también estoy conciente de los errores cometidos y que conllevaron a esta consecuencia. Principalmente porque desde el principio esto se desvirtuó hasta convertirse en una lucha de poder, personal e íntima, entre Marcell Granier y Hugo Chávez, contra todo RESPETO y CONSIDERACION del televidente, usuario y VENEZOLANO COMUN.

    ¿Que la medida cercena la Libertad de Expresión en Venezuela? Yo me pregunto… ¿Cuál Libertad de Expresión? Aquí, todo el mundo hace y dice lo que le da la gana. Desde el canal del Estado, hasta el más pequeño de los canales privados. Desde el Circuito Unión Radio, hasta la célebre Radio Guiria cuando, narrando un jonrón, la coronó rematando con la exclamación: “¡Se fue esa verga!”

    ¿Cuál Libertad de Expresión? ¿La misma que le permitió a Luis Alfonso Fernández, ganarse el Premio Rey de España de Periodismo por su documental sobre la masacre del Centro de Caracas en Abril de 2002? ¿O, la misma que licencia a Venezolana de Televisión a convertirse en tribuna exclusiva de la ideología del Estado? Quizás sea la misma que le permite a Orlando Urdaneta explicar como con un arma larga y mira telescópica podemos salir de Chávez (con todo el daño que semejante libertad de expresión le hace a la Oposición). La misma que nos permite salir en televisión mentándole la madre al Presidente con total y absoluto desparpajo y la misma que fomenta el clasismo y el racismo en Venezuela (que siempre hubo) hasta llevarlos a niveles tan exacerbados que en Venezuela es una “raya” ser chavista y es “cool” ser de oposición, pero también ahora resulta, que los ricos son malos y los pobres son buenos. Que malandros solo hay en el Oeste y que en el Este son todos víctimas de la delincuencia ¡Esto es ABSURDO!

    Estoy de acuerdo en que en vez de cerrar espacios, deberían abrir otros. Pero también estoy de acuerdo en que deben existir controles y leyes que nos protejan, a los usuarios, de los servicios prestados por los concesionarios de esos espacios.

    Estoy cansada como venezolana común y corriente de tener que comprar DOS periódicos porque UNO solo NO me ofrece información completa. Estoy cansada de tener que pasear de canal en canal para conocer la versión de una parte y la otra parte. Estoy cansada de escuchar a un Periodista – Reportero enfrascado en una discusión, de matiz de personal, con el entrevistado, porque es imposible que se limite a informar y no que quiera también intercambiar SUS opiniones con la persona que entrevista y, si es alguien que piensa distinto, agarrase compadre, porque la tranca de los “dimes que yo te diré” es pa’cogé palco. Todo el mundo aquí es Protagonista y todo el mundo aquí es dueño del Circo.

    Me indignó la programación de ternura, amor y paz, melosa y pegostosa, de despedida que pretendió “como si nada” hacer RCTV, cuando siempre fue un canal donde la polémica estuvo presente. Estoy avergonzada de actrices y actores llorando y hasta arrodillándosele al Gobierno. Porque yo también lloré en Abril de angustia y DESINFORMACION. Pero lo que me molesta no es que lloren o expresen pesar, porque yo también siento tristeza por la pérdida del canal. Lo que me molesta es que esa no es la actitud que yo le conozco a Luisana Ríos, por ejemplo, o a Marieta Santana, después de tantos años al pié del cañón… Yo conozco mujeres gallardas, con un carácter imponente y férreo. No la niña lloriqueando que vi el domingo.

    Estoy cansada de Chávez y sus arengas. De la gente que le sigue dando tribuna y de qué hablar. De la gente que lo apoya ciegamente y a los que no les puedes refutar, criticar o insinuar siquiera un diminuto desacuerdo con el Comandante porque parece que le sacaras la madre. Pero también estoy cansada de una oposición desarticulada, desacertada, sin líderes, sin norte, ni horizonte, ni estrategias. Dispersa y perdida entre la persecución de un fin, pero no la definición de un medio.

    Estoy harta de sentir que el país se viene abajo, de dejar mi trabajo porque afuera se están matando en la calle. Caminar dos cuadras hasta la estación del Metro de Altamira y escuchar gritos y consignas, “Libertad, Libertad”, cacerolas, pitos, cornetazos, mentadas de madre, llantos, histeria, rabia, impotencia, trancas de tráfico, banderas… y luego, entro al Metro y salgo en el Oeste, donde vivo, y no oigo nada. Veo a la gente en las esquinas bebiendo y conversando amenamente como siempre. Las señoras sentadas en las puertas de las casas criticando a todo el que pasa. Los negocios abiertos como siempre. Una que otra ollita aquí o allá, o, en algún apartamento de Parque Central, una luz que se prende y se apaga. Pero veo pa’l cerro y no veo más “casas de cartón” y luces blancas.

    Estoy cansada de escuchar que el 90% de los venezolanos está en contra de la medida pero que salga a manifestar el 10% ¿Dónde CARAJO está el espíritu de lucha de los venezolanos inconformes? ¿O es que es mentira, lo de las encuestas? Esto le da más razones a los sectores que apoyan al Gobierno para pensar que la Oposición es Virtual.

    El día que se apagó la señal de RCTV: YO, que estoy viviendo en un sector del Oeste de Caracas donde me he auto-impuesto un toque de queda a las 7pm porque “es peligroso” andar por ahí saltimbanqueando (y sin embargo he llegado a las 3am a mi casa). Yo, que estoy durmiendo en un sofá cama que recojo todos los días para estorbar lo menos posible donde vivo por caridad de un familiar porque no tengo donde vivir. Yo, que teniendo un televisor grandote que me compré con el sudor de mi frente, no puedo verlo porque no tengo donde ponerlo. Yo, que salí de mi trabajo el viernes como loca y muerta de nervios a buscar a mi hijo para irme a casa temprano porque Caracas estaba “tomada”. Yo, que escuché a la marcha de la oposición, desde mi balcón, cuando gritaban que “esta DICTADURA no se la cala NADIE” y me preguntaba… ¿Dictadura? ¿Marchando, gritando, manifestando? Y… ¡¿en el Oeste?! Yo, que vi a un grupo de manifestantes opositores entrar al Estadio Universitario antes de que empezara el concierto de Luis Miguel para gritar consignas y expresar su rechazo por el cierre de RCTV. YO, me paré en el balcón del apartamento mientras escuchaba en mi radiecito la despedida de RCTV que transmitía una emisora unida a la transmisión de Globovisión. Yo, escuché el silencio y luego, los comentarios y las críticas, mientras entró la nueva señal. Yo escuché la tristeza y el pesar de los periodistas y al mismo tiempo, veía y oía, la celebración desde Bellas Artes, los fuegos artificiales y las calles cercanas a mí, solas. Un par de cacerolas en el edificio. Y me preguntaba… ¿Dónde está la gente, que no está de acuerdo? ¿Por qué no están en la calle manifestando su sentir? ¿Es sólo el grupo que está en Quinta Crespo y el que estuvo frente a CONATEL? ¿Ese es el 90%? Sentí la misma decepción que sentí la mañana del 12 de Abril cuando Venezuela amaneció sin Chávez y no me explicaba por qué en las calles, teniendo él tantos seguidores como aseguraba, no había un alma protestando su ausencia. Pues bien, el 13, los Chavistas, se trajeron otra vez a su comandante. Desde el cierre de RCTV han pasado ya tres días… ¿será que me tengo conformar con la medida y el nuevo canal (Ojo, que no tengo nada en su contra, más bien muchas expectativas)… o más temprano que tarde habrá un 13 de Abril para RCTV?

    Yo, como VENEZOLANA, común y corriente, me siento como pajarito en grama. Una vez más anhelando que en este país algún día exista cultura de información. Que la gente comprenda que estar informado no es tragarse lo que diga la televisión, es documentarse, es cotejar versiones, es investigar, corroborar. Me niego a aceptar que todo esto quede convertido, una vez más, en un circo y la importancia, la trascendencia que tiene lo que estamos viviendo, quede reducida otra vez a una simple confrontación política.

    Por mi parte, sigo observando, aprendiendo y tratando de explicarle a la señora que viene a limpiar mi oficina, que lo más grave de todo cuanto nos sucede no es que la programación de RCTV (mala por tradición) sea sustituida por “un canal del Estado” donde ahora lo único que se ve son “Indiecitos y Chigûires”, como dice ella. A la final, eso es lo que somos realmente de este lado del mundo… INDIECITOS Y CHIGUIRES. Aquí, lo grave para mí, es que otra vez, el contexto político Chávez – Oposición, nos siga sumiendo en la desgracia del fragmento. En la desgracia de no escuchar lo que opina el otro que nos incapacita el RESPETO. En la desgracia de conformarnos con una sola verdad… la del color con el que nos identificamos. En la desgracia de la INTOLERANCIA de la que no somos más que víctimas y simples títeres de dos ideologías en pugna.

    Y así, sigue mi bandera desfigurándose en el tiempo… El rojo sigue tiñendo la franja azul y la amarilla. Las estrellas ahora son más y alumbran menos y, el lazo negro que simboliza la oposición en el mástil, es cada vez más grande. Tanto, que ya casi no alcanzo a ver el Escudo para saber si el caballo va por fin hacia la izquierda o hacia la derecha.

    ¡Qué grande eres VENEZUELA, que con todo y eso, aún estás de pié!
    Besos que ladran…
    NOTA: Por favor, sin distinción de ningún tipo, basta de rumores, de medias verdades, de manipulación. No caigan en provocaciones ni de uno ni de otro sector. Manifiéstense, pero dentro de un marco CIVILIZADO, de RESPETO, de CONCIENCIA. No se puede perder el norte. No podemos permitirlo. EL DERECHO DE CADA UNO DE NOSOTROS, TERMINA DONDE EMPIEZA EL DEL QUE TENEMOS AL LADO, sea quien sea y sin olvidar que si bien dicen que EL QUE CALLA OTORGA, en este caso el que calla, ENCADENA.

    =========================================

    Comentario por lector — junio 22, 2007 @ 11:57 am | Responder

  7. Bueno, se agradece el tener una opinion diferente desde Venezuela. Una reflexion interesante.
    La verdad es que esta claro que existe una lucha entre dos bloques, aunque dudo que siendo segun tengo entendido el 80 por ciento de los medios propiedad de la oposicion, esta lucha mediatica sea equilibrada.
    Creo que la lucha que tu mencionas entre partidarios y detractores es algo mas que una lucha mediatica, es una clara lucha de clases. Opino que para evitar una tergiversacion mediatica por parte del entorno de la revolucion se deberian potenciar los medios de comunicacion comunitarios aun mas, intentado hacer medios independientes del poder en los que participe la propia gente de los barrios.
    Por otra parte, no lamento en absoluto el cierre de un medio de comunicacion propiedad de los mismos de siempre, los multimillonarios que controlan la informacion en todo el mundo, creo que la democratizacion de la sociedad pasa por la limitacion del poder de esta gente y la apertura de espacios de expresion para todos los ciudadanos, Ahora mismo en nustros paises democraticos solo puede tener influencia mediatica aquel que ponga varios millones de euros encima de la mesa.

    Comentario por Anónimo — junio 25, 2007 @ 4:34 pm | Responder

  8. Dilemas constitucionales en Venezuela

    Gerardo Pisarello
    Mientras Tanto
    Para una parte no desdeñable de la izquierda, Venezuela sigue siendo una referencia incómoda. Incluso entre quienes se quejan de las deserciones social-liberales de gobiernos como el de Lula, en Brasil, o Bachelet, en Chile, no son pocos los que no acaban de digerir el proceso encabezado por Hugo Chávez. Desconfían de su retórica, de su condición de militar, de sus veleidades castristas, de las diferencias de talante que lo separan de líderes socialistas democráticos como Salvador Allende. Puestos a escoger alternativas a las socialdemocracias o a los populismos realmente existentes, prefieren resaltar las bondades de experiencias como la boliviana e incluso la zapatista.

    Desde luego, existen razones para pensar así. Sin embargo, la izquierda y, en general, los movimientos sociales que en diversos rincones del planeta luchan por la democratización de las relaciones políticas, económicas y culturales, deberían prestar atención a lo que está ocurriendo en Venezuela.

    En primer lugar, porque se trata de una propuesta hecha en nombre del “socialismo”. Durante siglos, este ideal ha aglutinado las esperanzas igualitarias y libertarias de millones de personas. Pero con frecuencia ha sido utilizado en vano, como demuestra la experiencia de las dictaduras burocráticas del Este y de no pocas socialdemocracias. El hecho de que el proceso venezolano haya asumido como objetivo explícito, sobre todo tras las elecciones de 2006, “la construcción del socialismo del siglo XXI” no puede pasarse por alto. Y ello por razones bien diferentes a las del “turismo revolucionario” que busca descargar, cuanto más lejos mejor, energías que no se aplican a la transformación de las relaciones sociales más próximas. Atender al sentido que una antigua aspiración como “socialismo” está adoptando en el Sur es, además de una exigencia internacionalista, una oportunidad para repensar las propias formas de hacer política.

    Otra razón para interesarse por el proceso venezolano es que se trata de un proyecto con pretensiones de transformar radicalmente, no desde la oposición, sino desde el propio poder estatal. Esto es algo que en Europa no ocurre hace décadas. En América Latina no pasaba posiblemente desde la revolución sandinista de 1979. Aquí residen, en buena parte, las expectativas, aunque también los interrogantes, que despierta la “revolución bolivariana”.

    Uno de los últimos episodios de este proceso ha sido, precisamente, el proyecto de reforma de la Constitución de 1999 que el presidente Chávez acaba de presentar a la Asamblea Nacional. Las constituciones suelen reflejar las relaciones dominantes de poder en una sociedad determinada, así como las “decisiones fundamentales” en torno las cuales se pretende articular un sistema político, económico y cultural. La propuesta de Chávez, que en los próximos meses deberá ser discutida por el resto de instituciones y por el conjunto de la sociedad, es un buen espejo de los dilemas que se plantean al régimen venezolano.

    Grosso modo, podría decirse que persigue tres objetivos, en ningún caso sencillos de conciliar: a) una mayor democratización del poder político y económico; b) una mayor concentración de poder en el ejecutivo, desprovista de controles suficientes; c) la supeditación del papel de las Fuerzas Armadas a los objetivos anteriores.

    Existen numerosos aspectos en la propuesta de reforma que, en efecto, apuntan a una profundización de la democracia política y económica en Venezuela. Muchos de ellos recogen figuras y experiencias novedosas que contrastan con la lánguida realidad de las democracias de baja intensidad vigentes en otros países del mundo.

    Así, por ejemplo, junto a los ya existentes mecanismos de asamblea, consultas, revocatoria de mandatos, iniciativas legislativas y constituyentes, se da carta constitucional, entre otros, a los consejos comunales, obreros, de campesinos y estudiantiles. Asimismo, se potencian las cooperativas de propiedad comunal, las diferentes formas de autogestión y las “redes de productores libres asociados”.

    Al igual que ocurre con las “Misiones” sanitarias, de alfabetización, o de prestación de servicios en general, muchos de estos instrumentos de participación ya existen en la práctica. Otros pretenden incentivarse desde la reforma. La idea de fondo es que la participación desde abajo pueda ir ganando el espacio que, todavía hoy, ocupa una Administración Pública y un sistema de partidos y sindicatos atravesados por la corrupción, el sectarismo y la lealtad hacia el régimen de la IV República.

    Para hacer creíble este propósito, la reforma avanza en aspectos inconcebibles en el ámbito europeo. Se prohíben los monopolios privados y los latifundios. Se tutelan diversas formas de propiedad (pública, social, privada) en el marco de un socialismo con mercados (aunque no de mercado). Se elimina la “autonomía” del Banco Central; o se establece la jornada laboral en 6 horas diarias y 36 horas semanales. Este último aspecto, acompañado del reconocimiento del trabajo voluntario y doméstico y de la apuesta por un modelo de desarrollo progresivamente independizado del petróleo, no sólo carece de parangón en otros regímenes políticos. También constituye una salvaguarda contra variantes autoritarias del socialismo, basadas en proyectos de “industrialización forzosa” insostenibles desde el punto de vista ecológico y opresivos en términos humanos.

    El problema, en realidad, es que estos instrumentos de democratización radical (de los que, por obvias razones, se habla muy poco en los medios de comunicación mayoritarios) aparecen ligados a una notable concentración de poder en manos del ejecutivo. La centralidad de la figura presidencial, como se sabe, es una de las debilidades del proceso venezolano. Lo deseable, sin duda, hubiera sido que el propio proceso se hubiera convertido en escuela de formación de nuevos y nuevas dirigentes, capaces de “mandar obedeciendo”, durante tiempo limitado y sometidos a permanente escrutinio popular.

    Sin embargo, como bien dejaron sentado los clásicos, son los hombres los que hacen la historia, sí, pero en condiciones que no les es dado escoger. La centralidad de la figura de Chávez es una realidad histórica del proceso bolivariano. Para bien y para mal, no es Salvador Allende. Su retórica, a menudo distorsionada por el filtro que de ella realizan los grandes medios de comunicación, puede resultar ajena a los códigos culturales de muchos militantes de la izquierda alternativa, sobre todo en Europa. Sin embargo, hoy por hoy desempeña una función simbólica y material sin la cual el proceso venezolano y las conquistas populares que el mismo ha implicado, correrían el riesgo de naufragar.

    En primer lugar, porque Chávez es visto como un límite efectivo a los poderes oligárquicos internos y a los poderes imperiales externos. En segundo lugar, porque, al menos hasta ahora, ha actuado como catalizador del protagonismo democrático de sectores populares que nunca habían tenido voz en Venezuela. Finalmente, porque ante la ausencia de un sistema de partidos, de sindicatos o de movimientos articulados, ha operado como salvaguarda contra un repliegue nacionalista o contra una degradación burocrática del propio proceso. No hay que olvidar que cuando muchos apostaban por la construcción de un modelo nacionalista y desarrollista “en un solo país”, fue el propio Chávez quien dejó claro que la opción era otra: la construcción del socialismo. De un socialismo anti-imperialista, ciertamente, pero latinoamericanista y, a la postre, internacionalista.

    El fortalecimiento de la figura de Chávez, en otras palabras, es una condición histórica del proceso venezolano sin la cual, guste o no, muchas de las conquistas obtenidas por los sectores populares podrían perderse. Otra cosa es la concentración de poder en sus manos, una tendencia de la que han comenzado a despuntar signos preocupantes y que supondría un serio obstáculo para la profundización democrática del proceso.

    El reflejo más visible de esta tendencia es la propuesta de reelección indefinida. Esta medida, unida a la extensión del mandato presidencial, constituye uno de los puntos básicos del proyecto de reforma y ha desatado las iras de la oposición y de los grandes medios extranjeros.

    No hay duda de que la reelección del ejecutivo comporta una lesión del principio republicano democrático de periodicidad de las funciones. Esa lesión, sin embargo, no es grave si se establecen instrumentos adecuados de control. En los sistemas parlamentarios, el propio control de la Asamblea legislativa es, al menos en términos teóricos, uno de sus instrumentos. En los sistemas presidencialistas, las posibilidades son varias: no permitir más de un cierto número de mandatos, como ocurre en Estados Unidos, o prever mecanismos revocatorios, como en Venezuela misma.

    Pero hay un mecanismo obvio, por lógico: la reducción del mandato presidencial. El proyecto de reforma venezolano incorpora, junto a la propuesta de reelección, la de ampliación del mandato a 7 años ¿Por qué? ¿No ganaría acaso en legitimidad si la propia Asamblea sugiriera que junto a la admisión de la reelección se mantuviera el mandato presidencial en 6 años, e incluso se redujera a 5 o 4?

    Lo mismo ocurre con otras facultades que el proyecto atribuye al presidente de manera casi discrecional: la creación de “Autoridades Militares Especiales” por razones estratégicas y de defensa; la designación de autoridades locales; la coordinación del resto de poderes o la determinación de la cuantía de las reservas monetarias excedentarias. La ausencia de definición de muchos de estos de términos se presta a usos claramente arbitrarios, sobre todo cuando no se establecen mecanismos adecuados de control, como la intervención de la Asamblea, de otros órganos institucionales o de la propia ciudadanía.

    Confundir el fortalecimiento de la auctoritas presidencial con la concentración de poder y la supresión de controles es un error. Por razones ético-políticas y por razones históricas. Una de las trágicas lecciones que arrojan las experiencias “socialistas” del siglo XX es que el mismo poder que puede ser herramienta de democratización y de erradicación del despotismo privado puede, sin límites y controles adecuados, convertirse en fuente de nuevos despotismos y de frustración popular. La historia de América Latina está atravesada de experiencias caudillistas bonapartistas que han desempeñado un papel más o menos progresivo (piénsese, por ejemplo, en el caso de Lázaro Cárdenas, en México). Pero eso no tiene que ver con la construcción de un socialismo democrático a la altura de los retos del siglo XXI.

    Por más lúcido y honesto que pueda resultar un dirigente –y Chávez ha dado no pocas muestras de estas virtudes– la suplantación paternalista de la participación popular desde abajo sólo puede conducir a la degradación de las aspiraciones libertarias e igualitarias propias del socialismo. Y ello no depende sólo de lo que el líder pueda hacer o no. Tiene que ver con las conductas que un cesarismo de este tipo genera en el resto de cuadros dirigentes y en el conjunto de la población: desde el culto a la personalidad a la inhibición del debate y de las voces más críticas, pasando por el sectarismo, la delación o la promoción de los burócratas de aparato.

    En el caso venezolano, esta deriva sería especialmente peligrosa si acabara por contagiar el propio papel de las Fuerzas Armadas en el conjunto del proceso. Muchos sectores pacifistas y anti-militaristas recelan del proceso venezolano por el hecho de que Chávez es un militar y por el protagonismo que las Fuerzas Armadas han tenido en su gobierno. Esta actitud de sospecha es seguramente necesaria. Sin embargo, no puede obviar las considerables diferencias de origen y función entre el ejército venezolano y otros ejércitos latinoamericanos e incluso europeos.

    No estamos hablando ni de la OTAN ni de los elitistas generales prusianos que condujeron las dictaduras argentina o chilena. Es más, cualquiera que conozca mínimamente la coyuntura venezolana sabe el destacado papel que han tenido las Fuerzas Armadas en el desbaratamiento del golpe de Estado de 2002 así como en la puesta en marcha de programas sociales con frecuencia saboteados desde la Administración Pública tradicional. Estos elementos no pueden soslayarse desde una perspectiva idealmente pacifista.

    La puesta en marcha de reformas imprescindibles para asegurar los derechos civiles, políticos y sociales de todos, como la supresión de monopolios y oligopolios informativos, agrarios, industriales, etc., serían imposibles, en las condiciones actuales, sin algún tipo de coacción estatal (comenzando por la coacción fiscal). En el caso venezolano, el amplio apoyo social del régimen y la existencia de instrumentos “amortiguadores” como las reservas petroleras, han evitado que las transformaciones en marcha deriven en una abierta guerra civil.

    Sin embargo, las reformas o las amenazas de reforma llevadas a cabo hasta el momento han generado una respuesta feroz por parte de las viejas oligarquías y sus aliados, incluido el golpe de Estado. Experiencias como la de la II República española, tras el levantamiento franquista, o la del Chile de Allende, tras la asonada de Pinochet, constituyen un trágico ejemplo de los límites de una reacción simplemente “pacífica” frente a la violencia ejercida por los sectores privilegiados de la sociedad contra los más desfavorecidos. En Venezuela, fueron la movilización popular y el respaldo al gobierno de importantes sectores de las Fuerzas Armadas los que frustraron, tanto el golpe de Estado de 2002, como el paro petrolero posterior.

    Naturalmente, reconocer la inevitable existencia de momentos “autoritarios” en cualquier proceso que se plantee seriamente la introducción de reformas estructurales -sobre todo cuando éstas tienen lugar en sociedades caracterizadas por desigualdades abismales de poder- no supone rendirse ante lógicas pretorianas o directamente dictatoriales.

    Uno de los puntos fuertes de la Constitución venezolana de 1999 es la condena que realiza de los delitos de lesa humanidad y de las violaciones graves a los derechos humanos, que son calificados como imprescriptibles. Mantener la primacía de la lógica de los derechos humanos sobre cualquier lógica belicista sería, precisamente, una manera de reforzar una característica que ha dado fuertes credenciales ético-políticas al proceso bolivariano: la de encarnar una revolución pacífica y democrática, que sólo se arma a efectos defensivos y nunca con fines meramente represivos del adversario o con objetivos imperialistas.

    Lo que hay en el fondo de esta reflexión no es tanto el rechazo en abstracto del poder, sino el rechazo del poder incontrolado, sin límites, incluido el poder de los “propios”. La legalidad socialista, en efecto, no puede ser una carta blanca otorgada a ningún poder constituido, por más revolucionario que asegure ser y por más ejemplares que sean los individuos que lo encarnan. El poder, sobre todo cuando se trata del poder coactivo del Estado, es una bestia que necesita bozales, para que las dentelladas supuestamente dirigidas contra los dominadores no acaben devorando a todos: opresores y oprimidos, opositores y disidentes, hasta alcanzar incluso a quienes creen controlar las riendas.

    En realidad, muchos de los tic cesaristas-plebiscitarios que contiene la propuesta presidencial de reforma constitucional podrían corregirse. La exhibición de capacidad crítica sería una manera de desbaratar los argumentos de la oposición y de salvar las credenciales democráticas y pluralistas del socialismo bolivariano. Así, el propio proyecto de reforma constitucional ganaría en legitimidad y podría presentarse como un intento de profundización, y no de abandono, de la “democracia participativa y protagónica” consagrada en la Constitución de 1999.

    La dirigencia venezolana y los movimientos populares que sostienen el actual proceso político han dado sobradas muestras de inteligencia y coraje como para no advertir la importancia de que la revolución siga siendo “bonita”. Ojalá puedan conjurar, también en esta encrucijada, los peligros que

    Comentario por C. GRANT — octubre 11, 2007 @ 5:18 pm | Responder

  9. Lo que los medios de comunicacion callan sobre el altercado del otro dia de Chavez con Zapatero sobre Aznar es esto:
    Lo que ocurrio:
    Posteriormente, Chávez pidió la palabra en la sesión de clausura de la Cumbre para responder a la intervención del actual presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, centrada en subrayar que un país nunca podrá avanzar si busca justificaciones de que alguien desde fuera impide su progreso.

    El presidente venezolano mostró su desacuerdo con las palabras de Rodríguez Zapatero y respondió que «no se pueden minimizar» el impacto de los factores externos.

    El rey español, Juan Carlos Borbón, trató de impedir la respuesta de Chávez a Zapatero lanzando su exabrupto («¿Por qué no te callas?»).

    Previamente, Rodríguez Zapatero reclamó a Chávez «respeto» para Aznar destacando que «fue elegido por los españoles».

    Comentario de chavez en la cumbre iberoamericana”El presidente Chávez refirió la historia reciente sobre Venezuela, al comentar la conducta fascista del ex presidente español, José María Aznar, quien tal como hizo durante su gobierno en 2002 apoyando el golpe de Carmona Estanga, ataca al país propiciando una intervención extranjera. Relató el intento de chantaje que hizo en 1998 cuando intentó comprarlo después de las elecciones. Me pidió que para entrar al club de países desarrollados, cambiara el discurso, recordó Chávez en relación a su intención de solicitar una constituyente y comandar una revolución pacífica en Venezuela. “Aquel hombre develó todo el rostro horrible del fascismo y racismo…En Venezuela seguimos nuestro camino, no entramos al club”.

    Insultos de Aznar a Chavez
    He aquí una pequeña lista de descalificaciones de Aznar a Chávez y su gobierno. Al amigo del emperador nadie le exigió respeto, y si alguna vez le callaron fue con aplausos:

    “nuevo dictador”

    “excusa y cobertura para el abuso, la tiranía y el empobrecimiento”

    “caudillismo populista”

    “nueva especie totalitaria”

    “régimen autoritario”

    “régimen totalitario”

    “vuelta al nazismo”

    “grandísimo peligro para la democracia en América”

    “demagogia barata”

    “eliminación de las libertades básicas como la de expresión”

    “efecto de contagio “peligroso” ”

    “las malas ideas producen a Hugo Chávez”

    “indigenismo racista”

    “adversario de la libertad que ahora se viste de populista”

    Referencias:

    http://www.20minutos.es/noticia/201248/0/aznar/chavez/premio/
    http://www.rebelion.org/noticia.php?id=25127
    http://iblnews.com/story.php?id=31017
    http://hemeroteca.diarioiberico.com/edicion-1529/actualidad/aznar-ve-nazi-a-ch%e1vez-
    por-cerrar-medios-de-comunicaci%f3n-12281.html#
    http://www.aporrealos.org/actualidad/n69055.html
    http://www.ojopelao.com/noticias_opo.php?id=1769
    http://www.libertaddigital.com:83/php3/noticia.php3?fecha_edi_on=2007-05-29&num_edi_on=1475&cpn=1276306619&seccion=MUN_D
    http://www.procubalibre.org/prensa/nota.asp?id_nota=4240
    http://cuba.blogspot.com/2007/06/aznar-populismo-condenara-latinoamrica.html

    Comentario por C.Grant — noviembre 11, 2007 @ 10:20 am | Responder

  10. Como consigo o quien la tiene para adquirir “La mentira premiada”gracias.

    Comentario por JOSE FERNANDO — agosto 2, 2008 @ 6:57 pm | Responder

  11. vreznoy profil pvh komplektuyuschie pvh okna gorizont okna pvh kupit pvh action lodki pvh excursion 3 zhestkie trubki pvh plastikat pvh listovoy gost ustanovka okon pvh paneli pvh 5mm

    Comentario por lodki pvh excursion 3 — febrero 2, 2009 @ 2:23 am | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: